InicioDestinosBahía Solano

Bahía Solano

La región chocoana es un intrincado tejido de verdes y líneas azules cristalinas que en musical descenso tributan sus límpidas aguas al colosal mar Pacífico.

Ubicado en el departamento del Choco, el territorio de Bahía Solano se constituye en un extraordinario y paradisiaco lugar de intensos colores, enclavado frente a las aguas del océano más grande del mundo; un perfecto compendio de la impresionante belleza natural chocoana.

Tranquilidad, descanso y contacto natural, hacen de esta, una muy sabia elección para quien busque un remanso de paz alejado de la caótica vida urbana

Planes a este Destino :

Ballenas a la Vista en Bahía Solano

Desde

COP $ 1.580.000

Ecolodge Plan Pacífico Mágico

Desde

COP $ 1.550.000

Avistamiento de Ballenas en Nuquí

Desde

COP $ 1.384.000

Actividades en este Destino :

Destinos relacionados :

Experiencias de usuarios en este Destino :

Bahía Solano se encuentra aislada del resto las carreteras principales del país, por lo que sólo se puede llegar por vía aérea y marítima.

Por vía aérea

Desde Quibdo, capital del departamento del Choco, puedes abordar una pequeña aeronave en el  Aeropuerto El Caraño que te llevará al Aeropuerto Regional José Celestino Mutis en el municipio de Bahía Solano.

Distancia aproximada: 78 kilómetros.

Tiempo  aproximado del vuelo: 25 minutos aproximadamente.

Por vía marítima

Es  la forma más económica y con mayor frecuencia de viajes para llegar a Bahía Solano, no obstante tarda mucho más. Puedes viajar desde el puerto de Buenaventura, abordando una lancha rápida que te dejará en los muelles de Bahía Solano en 12 horas aproximadamente. Te recordamos que la rapidez de este viaje depende en buena medida de la situación climática y de la tranquilidad del mar.

Recuerda llevar solo lo esencial para el viaje; por vía aérea viajarás en pequeñas aeronaves de manera que no puedes exceder un equipaje de 10kilogramos.

Recuerda llevar dinero en efectivo: Sólo en el casco urbano hay un cajero electrónico.

Dadas las condiciones de Bahía Solano que enmarca su territorio en un clima tropical húmedo recuerda las siguientes recomendaciones a la hora de empacar tus prendas de viaje.

Respeta las tradiciones locales, se amable con tu entorno natural y con sus habitantes

Lleva prendas de algodón, preferiblemente largas y que te cubran las extremidades, todo tendiente a evitarte incomodas picaduras de insectos y el roce contra las brozas agudas y espinosas de la selva.

Usa repelente contra insectos en tus salidas al campo libre, y no te  olvides del protector solar en las playas.

No olvides un par de botas de caucho y unos zapatos resistentes, de seguro serán muy útiles aquellos zapatos que tengan bota que cubra por encima del tobillo.

No te olvides de unos buenos lentes, una gorra o sombrero, y un impermeable: si realizas senderismo y torna el cielo a llover, te será de gran utilidad.

Cuida de la naturaleza, respeta la flora y fauna nativa, no extraigas las especies de su lugar ni compres artículos que probablemente hayan sido manufacturados con pieles de reptiles, conchas marinas, o caparazones de tortugas.

Que lleves elementos de aseo personal es una muy buena idea,  y lo es mucho más, si llevas esos mismos elementos con características biodegradables, no olvides que la zona es rica en fuentes hídricas  y podrías perjudicar su equilibrio natural con agentes contaminantes.

La culinaria de Bahía Solano encuentra sus más preciados ingredientes en las ofrendas de la selva, el mar y sus ríos. La Naturaleza es la amorosa sustentadora de sus habitantes, que durante siglos han observado un riguroso respeto y cuidado por el equilibrio de estos inexplorados y vírgenes territorios; el pescado, las especies locales, las hierbas aromáticas que crecen en las riberas y la huerta de la selva tropical húmeda, configuran gran suerte de platillos con nombres tan pintorescos como la sazón del pueblo chocoano.

Desmechado de pargo: la carne de este apetecido pez es cocinada y desmechada, mezclada con pimentón, cebolla cabezona picada  y leche de coco. Un plato típico que puedes acompañar con un delicioso jugo de borojó y amplios y crocantes patacones.

Ceviche de Piangua: las familias chocoanas aprecian en gran medida la piangua, un bivalvo comestible que es muy apetecido en la mesa del litoral Pacífico. La piangua es sacada de su concha y rociada con zumo de limón y otros aderezos. Además de ser servida en ceviche, la piangua también puede ser sudada, atollada y acompañada con frijoles y lentejas.

Viudo de pescado: en esta exquisita preparación te deleitarás con un pescado sudado con  algunos tubérculos troceados de la zona y un fragante guiso de tomata, cebolla cabezona y ajo.

Rollo de pescado: como el clásico rollo de carne de res, solo que en esta ocasión tendrás oportunidad de disfrutarlo con la carne de los mejores peces de la zona, acompañada de arroz con coco y plátano frito.

Pescado en salsa de borojó: de seguro no querrás perderte de esta ocasión maravillosa para probar un delicioso pez de la zona, bañado en la salsa de este nutritivo y especial fruto. Mero, róbalo, o pargo son los pescados que generalmente son usados para la preparación. La delicia consiste en  filetes de pescado sofreídos, que son servidos  con un baño de  la salsa,  acompañados de arroz blanco y de una muy buena ensalada de verduras.

Arroz con caracoles o mariscos: disfruta de un delicioso arroz blanco condimentado, acompañado de pequeñas verduras troceadas y cocidas, y por supuesto, de la compañía de exquisitos mariscos o caracoles frescos.

Cazuela de mariscos: una exquisita cazuela colmada de mariscos y otros frutos de mar en exquisita salsa de mariscos; una clásica receta de mar facturada con el amor de la cocina chocoana, y la mezcla de especias y hierbas locales que crecen cerca de sus cristalinos ríos.

Frutas tropicales: no dejes pasar la oportunidad de probar frutas de intensos sabores y de comprobadas bondades para la salud. El borojó, badea, naidi y chontaduro, son solo algunas de ellas que servidas al natural, en jugos, o en extraordinarias e ingeniosas mezclas, serán toda una fiesta de sabor para tu paladar.

Bahía Solano es un lugar privilegiado por la Creación: sus playas abrazadas por la fuerza del imponente mar Pacífico se permiten dibujar particulares líneas que se traducen en acantilados, litorales rocosos y extensas playas enclavadas en la vastedad del océano y los límites de gigantescos conjuntos de mangles  y selvas. Todo su conjunto se abre con infinitas posibilidades para el viajero; el descanso y la contemplación de la naturaleza, convergen a la par de la aventura y las más diversas actividades.

Playas de Mecana: las playas de mecana son una oportunidad única para saciar los sentidos de dos poderosos escenarios que se unen en franca armonía: las gigantescas formaciones de la selva extienden sus dominios hasta la línea costera, que se une con la vastedad e imponencia del mar pacífico. Un relieve  formidable de singulares contrastes, donde reina la tranquilidad y que la mano del hombre no ha alcanzado aún.

Playa de los Deseos: ubicada en el sector de Huina, esta una playa solitaria de arenas doradas, en cercanía con grupos de árboles de tupido follaje  y bañada por el eterno vaivén del océano Pacifico; lugar idílico para tomar el sol, darse un baño, o mecerse apaciblemente en una hamaca mientras se observan los cambiantes colores de unas de las muchas acuarelas que podrás ver frente a las costas y el infinito firmamento azul.

Punta Huina: sea que llegues por lancha o atravesando los senderos naturales, las playas de Huina te aguardan con su majestad y serenidad, tan solo matizadas por los ruidos naturales de las frondosidades cercanas y los murmullos de la fuerte marea que viene y va. Sus aguas son ideales para darse un delicioso baño y luego sumergirse en ellas y disfrutar de la belleza de la vida submarina, en especial la que merodea entre las gigantes formas de un buque de guerra que no hace mucho la Armada Nacional retiró de servicio, y que hundió en estas aguas para enriquecer la vida coralina y sus posibles habitantes.

Corregimiento de El Valle: a tan sólo 18 kilómetros de la cabecera municipal de Bahía Solano, se encuentra este corregimiento dotado de una extraordinaria belleza. Fuentes de agua pura que desembocan en el mar, atravesando sus verdes frondas salpicadas de flores de todas las tonalidades; rutas ecológicas se abren por entre los altos árboles para que tengas ocasión de disfrutar del canto de la naturaleza y de las luces cambiantes, que atraviesan por entre las ramas de las floridas copas de los árboles, constituyéndose en serias invitaciones para el senderismo y el avistamiento de aves.

A mediados de año llega la  época esperada. Podrás avistar las monumentales figuras de las yubartas surcar el Pacífico; delfines agraciando la tarde con sus saltos y alegres voces, o pequeñas tortugas que luego de haber roto el cascarón, buscan   en vertiginosa carrera  la seguridad de las agitadas aguas del Pacifico y en sus olas encrespadas.

Río Tundó: el río que tributa sus aguas cristalinas al río de El Valle, es un rutilante  brazo que se abre paso entre las formaciones verdes de bosques y mangles, siendo importante albergue de muy diversas especies marinas y terrestres, como crustáceos y nutrias, peces y aves acuáticas. Un cuerpo de agua que reviste especial interés para todo aquel que desee darse un buen baño en un río de agua fría y pura, a la par que se comparte el nicho de peculiares y bellas especies de la naturaleza.

Río Valle: el largo brazo de este cristalino río, baña las fértiles y verdes tierras del corregimiento homónimo, siendo muy importante para el sostenimiento de la biodiversidad del lugar, y por ende, para la manutención diaria de sus pobladores.

Cascada  El tigre:  el estruendo que embarga los ámbitos anuncia que has llegado a la cascada, tu vista no dará crédito a lo que tienes frente a ti, cristalinas y generosas aguas caen como una hermosa cabellera de plata  entre altos y frondosos árboles, para formar una espectacular piscina natural. La invitación por zambullirse o darse una refrescante ducha en estas cristalinas aguas, sobra por supuesto.

Turikuna: a 40 minutos en lancha de Bahía Solano, se encuentra este corregimiento que es todo un bello ejemplo de la belleza natural que sabiamente conjuga la selva de la serranía del Baudó y el mar Pacífico.  En Turikuna encontrarás a Playa Potes, una playa   famosa por su amplitud belleza y  serenidad, y porque en sus aguas las yubartas suelen pasear alegres y tranquilas.

 

Parque Nacional Natural Ensenada de Utría: este es uno de los parques naturales más extraordinarios del mundo, que alberga en sus aguas y  sus  bosques, un número impresionante de especies convirtiéndolo en uno de los espacios naturales con mayor biodiversidad del planeta.

El parque es un auténtico arcón de tesoros naturales, fiel depositario de ecosistemas que no se sospecharían en otros lugares del planeta, y menos que estuvieron tan cercanos: el mar pacifico roza las espectaculares selvas tropicales húmedas, y las infinitas formaciones de agua pura y cristalina descienden con sus bellos cantos para encontrarse con este inmenso océano, o para complejizar y nutrir los mangles u otros poderosos ríos.

La lluvia se manifiesta como una emperatriz a lo largo del año, y esta profusión del líquido sagrado, garantiza las innumerables corrientes de agua: fuentes, pozos, pequeños y grandes ríos que cortan este denso y maravilloso tapete verde. Las condiciones están dadas en el parque para dar sustento y albergue a miles de especies vegetales, cientos de aves y mamíferos, casi un millardo de especies de reptiles, y por supuesto, una cantidad imponderable de extraordinarios insectos.

La zona protegida del parque se acentúa en su vastedad cuando inician los límites del Pacífico, en los dominios del imponente océano, arrecifes de coral y profundas bahías son hogar de miles de especies marinas, destacadas por cierto, las colosales yubartas, los estilizados delfines, las apacibles mantarayas, y las ondulantes y coloridas formas de los innumerables bancos de peces que juguetean entre las hermosísimas formaciones de coral. Si deseas darte un relajante baño en las aguas del Pacífico, el parque dispone de diversas playas para tu gusto; destacamos por su insólita belleza, las playas de Cocalito y Playa  Blanca. Como podrás ver, decenas de razones perfilan al parque como un imperdible en tu visita a Bahía Solano, visítalo, disfruta de la majestuosa naturaleza y únete a su conservación.

 

En Bahía Solano perviven las raíces ancestrales, los fuertes valores que a través del tiempo han cohesionado al pueblo chocoano, frente a la adversidad y sus respectivas coyunturas históricas. Una especie de sincretismo es evidente en sus festejos, que imbrican los tradicionales valores cristianos sin perder de vista sus ancestrales sistemas de creencias de fuerte abolengo africano.

 

Advocación de la Virgen del Carmen: la cantidad de ríos que surcan estas tierras y que desembocan en el gran océano Pacífico convierten el transporte maritimito en el medio de transporte preponderante de la zona y por ende, la Virgen del Carmen, protectora a nivel nacional de los conductores, se convierte también en la protectora de los lancheros y navegantes de estas rutas fluviales. La fiesta que se celebra a nivel nacional goza de notables diferencias, en esta zona del país se atavían con flores y guirnaldas las embarcaciones para realizar procesiones acuáticas.

En  el corregimiento de El Valle una balsa de dos pisos es ricamente adornada con motivos florales, y atiborrada de personas, surca las aguas del río  Valle exhibiendo una imagen de La Virgen, la cual es homenajeada por otras embarcaciones que le salen al encuentro y le sirven de cortejo.

Fiesta del Gallo: como todo aquí es singular, las fiestas patrias son celebradas de otra manera. El 20 de Julio los lugareños celebran la liberación de los grilletes españoles a su manera. Entierran un gallo en la tierra, permitiendo que sólo sobresalga su cabeza, e invitan durante una extensa jornada a que hombres o mujeres, con los ojos vendados y a una gran distancia del ave, intenten propinarle un buen golpe. Pero no hay por qué alarmarse: el gallo siempre sale ileso del festejo; el acto en sí, es sólo una forma simbólica de celebrar las tradiciones e idiosincrasia de los habitantes de la zona.

Antes que cualquier cosa, recuerda que estás inmerso en un paraíso natural de paz y tranquilidad, deja por algunos días las preocupaciones a un lado, sencillamente aprópiate del afortunado momento que te brindará este viaje.

Hazte de unos buenos suvenires de la zona; los lugareños trabajan primorosamente diversas maderas en diferentes motivos  y representaciones de su naturaleza, folclor y cultura. De paso, conoce en boca de los más respetados hombres y mujeres, los mitos, leyendas, e historias fantásticas que rodean todo el entorno de Bahía Solano; atrévete a conocer sus tradiciones y disfrutar de la gentileza de estas hermosas personas.

Los lentos vaivenes de la marea en conjunto  con caprichosas  formaciones rocosas, ofrecen piscinas naturales, muy seguras y refrescantes para darse un baño, algunas de ellas cálidas, por tanto el sol las ha atemperado, otras más,  que son auténticos acuarios naturales y se constituyen en  delicias imperdibles para relajarse  y observar los pececillos de colores.

Ten confianza y date una deliciosa zambullida en las muchas fuentes de agua del lugar, o sencillamente goza de un refrescante baño en las duchas naturales de la zona, traducidas en espectaculares caídas de agua con vista al mar.

No dudes en embriagarte de los aromas de la riqueza vegetal de la selva tropical húmeda y de los sabores y texturas de sus deliciosos y muy saludables frutos.

No te pierdas ni por un instante la oportunidad de estar en contacto con la variada y extraordinaria naturaleza de Bahía Solano y sus alrededores; extasíate con la belleza de las yubartas, goza y ríe con las estilizadas formas y movimientos de los delfines; congráciate con la lucha y el coraje  de las pequeñas tortugas en pos de la playa y el poderoso Pacifico colombiano; sacia tu vista y oídos con los colores y cantos de las aves… ¡Sencillamente vive cada segundo de esta maravillosa experiencia!

Opiniones de usuarios

Enviar un Comentario

John saldarriaga:

“espectacular, mágico hermoso ”

Comentó: Es uno de los mejores destinos que he conocido, es una experiencia fabulosa estar rodeado de mar y selva al mismo tiempo, ademas el alistamiento de ballenas es espectacular, ver esos increíbles animales saltando dejándonos ver su majestuosidad. Especialmente recomendado