InicioDestinosCartagena de Indias

Cartagena de Indias

Cartagena es una impresionante gema caribeña de múltiples facetas: por un lado brilla su épica historia colonial y republicana representada en su imponente arquitectura, por otro lado, sus olas azuladas que se estrellan contra tierras doradas, son todo un lienzo de la naturaleza.

 

Detrás de sus impresionantes fuertes, murallas y bastiones, Cartagena te aguarda con promesas de arte, cultura, buena música y trazos de plumas poéticas, todas ellas, manifestaciones humanas atizadas por la belleza de la ciudad, su historia y romántico clima, rasgos únicos enmarcados en la magia del Caribe.

 

Una privilegiada ubicación sobre las costas caribeñas ha marcado el destino de la ciudad y de sus pobladores, configurándola a través de los tiempos como una de las ciudades más importantes de Latinoamérica y, por tal razón, consolidándola en la actualidad como uno de los centros turísticos más sobresalientes y deseados del mundo.

 

Las playas e islas de Cartagena, acariciadas por las juguetonas y coloridas aguas de su mar, son una clara invitación al disfrute y el goce bajo un delicioso clima tropical. Conoce de cerca las razones que encumbran a la Heroica como uno de los destinos predilectos de los colombianos y de toda América.

Cartagena: joya del Caribe; joya del arte, la historia y la cultura

Planes a este Destino :

Colombia Colonial y Tradiciones Caribeñas

Desde

COP $ 5.054.000

Vive Cartagena

Desde

COP $ 1.445.500

Viaje al Caribe Colombiano

Desde

COP $ 4.237.700

Andes sudamericanos

Desde

COP $ 6.354.000

Destinos relacionados :

Experiencias de usuarios en este Destino :

A Cartagena se puede llegar por vía aérea o terrestre desde Bogotá.

 

Por vía aérea: desde Bogotá, en el Aeropuerto Internacional El Dorado puedes tomar un vuelo que te llevará al Aeropuerto Pedro de Heredia de la ciudad Cartagena, capital del departamento de Bolívar.

 

Distancia aproximada: 1118 km.

 

Tiempo aproximado del vuelo: 1 hora.

 

Por vía terrestre: se hace imprescindible informarse del estado del tiempo y las vías, una vez hecha la diligencia la ruta a tomar es la Troncal del Caribe. El viaje es más económico pero te tomarás de unas 12 a 14 horas aproximadamente.

nuevas sensaciones y vibrar con intensas aventuras, te damos algunas recomendaciones para que en tu viaje destaque la comodidad y para que tu sagrado tiempo sólo sea dedicado al disfrute y el descanso.

 

Recuerda siempre que en cualquier viaje de placer o de negocios que realices, se hace fundamental el preparar un buen equipaje, en esa medida procura por llevar sólo los elementos estrictamente necesarios: el espacio en tus maletas será factor vital en una ciudad que te ofrece tantos y variados suvenires.

 

Si lo que deseas es en verdad disfrutar de todo lo que te puede ofrecer la ciudad, te recomendamos planees muy bien tu itinerario, siempre es mejor contar con algunos días adicionales para que ningún sitio de interés quede sin ser visitado, aunque te pronosticamos que si has de quedarte unos pocos días, querrás ampliar aún más tu tiempo en La Heroica.

 

Lleva dinero en efectivo, si es posible, dólares americanos y moneda local de baja denominación: querrás en algún momento dar propinas por los excelentes servicios que te han de brindar o tal vez te antojes de las delicias culinarias de las amables palenqueras.

 

Mantente hidratado, usa bloqueador solar en cada salida al mar o por la ciudad, camina siempre que puedas a la sombra o lleva un paraguas: no te olvides que el clima de la ciudad alcanza temperaturas considerables.

 

 

Vestuario recomendado

Dadas las diferentes actividades que puedes realizar en la ciudad, empaca ropa muy versátil: para disfrutar del sol y la playa lleva prendas holgadas, frescas, y las imprescindibles piezas de baño; para las visitas al Centro Histórico los vestidos de telas vaporosas y colores claros son ideales para las mujeres, en tanto para los hombres, bermudas, mocasines y camisas de manga corta amplias y frescas; para las noches, cuando es menester   disfrutar de la variedad de eventos culturales, bares y restaurantes, puedes optar por llevar ropa más elegante sin dejar a un lado la comodidad.

 

No olvides proteger tu cabeza y cuello: sombreros y gorras definitivamente no pueden faltarte.

 

Lleva calzado cómodo, que sea fresco y amable con tus pies: las sandalias nunca fueron mejor opción. Definitivamente olvídate de las medias, a no ser que sea imprescindible, elije medias de seda, frescas y cómodas.

 

Con la naturaleza

 

Ser un viajero con responsabilidad social y ética no requiere grandes esfuerzos, la naturaleza y los lugareños estarán siempre agradecidos de tu compromiso para mantener la ciudad, las playas y los mares siempre limpios.

 

Las manifestaciones de vida en flora y fauna tienen aquí su nicho especial para sobrevivir: respeta sus hábitats, no comercies con ellos, no intentes sacarlos de su lugar de origen.

 

No importa si te alojas en un lujoso hotel o en un sencillo hostal, recuerda regular el consumo de energía y de agua potable; utiliza sólo lo necesario.

La rica y extraordinaria historia de Cartagena de Indias, inevitablemente permeó los valores culinarios de su mesa tradicional, obsequiando a través de los siglos y de las diferentes culturas, una culinaria de lujo tan exótica como variada, y que extrañamente podría dejar un paladar, por refinado o casero que sea, insatisfecho o decepcionado.

 

Todo ello lo afirmamos sin sombra de duda, la historia del Caribe ha probado ya en repetidas ocasiones que sus aventuras, experiencias y encuentros son significativos configuradores de las más depuradas tradiciones actuales. Prueba de todo esto, la cocina cartagenera: una deliciosa miscelánea de recetas indígenas, españolas y africanas que sabe aprovechar con ingenio y habilidad la riqueza del mar Caribe, sus ríos y ciénagas, y los frutos de sus fértiles tierras.

 

 

Pescado para todos los gustos: el mar, los ríos y las ciénagas de Cartagena garantizan un suministro profuso y variado de peces que se convierten en toda una delicia en las manos hábiles de sus cocineros y cocineras. Emblemáticos peces como el sábalo, el bocachico, el mero y el bagre terminan por ser los protagonistas de suculentos platos, bien sea que se sirvan fritos con patacón, a la brasa, o cocinados en sopas, salsa o leche de coco.

 

Arroz y sus amplias variantes: los cartageneros gozan de especial fama por la creatividad y adaptabilidad de sus deliciosos platos. El arroz no puede faltar en la mesa y su importancia se ve acompañada de un sinnúmero de exquisitas preparaciones. Las carnes, los pescados, los vegetales, el coco y los tubérculos de la zona, son el especial acompañamiento del arroz que   demuestran sin timidez alguna esos valores de alto ingenio culinario.

 

Arroz con carne en tabaquito: este sencillo plato mezcla con exquisitez y habilidad la carne de res y el arroz blanco. La carne troceada, salada y guisada, se revuelve con el arroz para dar forma final a este apetitoso platillo.

 

Arroz con coco: una preparación común a todas las mesas caribeñas. El arroz con coco obtiene su exquisito sabor del coco rallado y de su agua y leche de coco que reemplaza el cocimiento clásico en agua. Un plato que servido solo o acompañado querrás, sin lugar a dudas, probar incontables veces.

 

Sancocho: el sancocho es una de los platos por excelencia de la cocina colombiana; una sopa que reúne ingredientes propios de la huerta local y carnes tan diversas como las de pollo, res, cerdo o las de pescado. Generalmente se cocina en una olla grande donde se cuecen todos los ingredientes acompañados de verduras troceadas y aliños y que se baja del fogón una vez la mezcla se ha convertido en una sopa espesa. En la Costa Caribe este plato no podría estar ausente de la mesa, y su preparación hace énfasis en la carne de los pescados que ofrece el mar y las ciénagas. No evites la tentación de probar este suculento plato, permítele descubrir a tu paladar la razón por la cual esta es una de las recetas más apetecidas en todo el territorio nacional colombiano.

 

Mote de queso: esta deliciosa sopa de origen ancestral, combina a la perfección ingredientes tan disimiles como el queso costeño, el suero de coco, el limón y el ñame criollo, la cebolla y el ajo sofreídos. Un plato imprescindible de la Costa, que no querrás perderte por ningún motivo.

 

Bandeja de frutas: las icónicas palanqueras recorren los focos turísticos con sus grandes poncheras de aluminio sobre sus cabezas, sin perder el ritmo y la energía que las caracteriza como afrocaribes, ofrecen con gran alegría toda suerte de deliciosas frutas. Sea que te deleites con una deliciosa picada de frutas o una que te llame en especial la atención, no dejes de probar la maravillosa textura y sabor de los frutos que en el Caribe crecen generosos, engalanados de colores y olores extraordinarios: papaya, mango, piña, coco, sandía, bananos, ciruelas etc., son solo un pequeño compendio de la muy amplia gama de frutas que podrás disfrutar.

 

Viudas: son deliciosos platos que consisten en carne al vapor con verduras, usualmente no son acompañados de arroz, y aunque por regla general las viudas se preparan con pescado, hay variantes que se atreven con otro tipo de carnes e incluso, con mezcla de varias de ellas.

 

Patacones camaroneros: deliciosos camarones sofreídos con cebolla, tomate y ajo y dispuestos sobre la crocante superficie de un amplio patacón. Según el gusto, pueden ser acompañados de salsas o guacamole; toda una delicia de crujiente y picante sabor.

 

Cocina mundial: no creas que en Cartagena todo es comida típica, si extrañas tu lugar de origen y su sazón, de seguro encontrarás un fastuoso restaurante o un rinconcito acogedor donde podrás sentirte como en casa. Cartagena tiene una alta tradición turística y su cocina bien ha sabido responder a las demandas cosmopolitas de la cocina moderna, de tal suerte que no es extraño observar restaurantes especializados en comida italiana, mexicana, mediterránea, oriental e inclusive del interior colombiano. Ya lo sabes, no tienes excusa alguna para deleitarte con las infinitas preparaciones que tienen lugar en “El corralito de Piedra”.

 

Postres: para nadie es un secreto que los cartageneros tienen una saludable afición por los dulces y postres. Con ingenio y extraordinaria habilidad, la cocina cartagenera ha logrado imbricar los sabores tradicionales con el refinamiento de algunos platos de la Vieja Europa. El coco, la panela, las frutas del trópico, variados tubérculos y algunas especias cobran trascendental valor en estos deliciosos y atrevidos postres entre los cuales hacemos digna mención del dulce de ñame, los plátanos en tentación, el pie de coco, las alegrías de burro, el dulce de manzana verde con panela, el tocino de cielo, el enyucao y las muy populares cocadas.

 

Aperitivos: no podríamos dejar de lado las infinitas y deliciosas preparaciones que sirven como abre bocas para disfrutar de los extraordinarios platos fuertes o como rotunda respuesta contra el hambre que se cuela en nuestros estómagos, después de un exhaustivo recorrido por la ciudad o de una deliciosa zambullida en el mar Caribe. En muchos puestos de comida o caminando con gran y dulce vocinglería, las palenqueras te ofrecerán diversos aperitivos a bajo costo, que seguramente querrás probar repetidamente. Entre los más destacados tentempiés de Cartagena, tenemos, por solo mencionar algunos, las butifarras, los buñuelitos de frijol, las carimañolas y por supuesto, la reconocidísima arepa de huevo.

 

Bebidas: si bien es cierto que en Cartagena el día puede alcanzar altas temperaturas, también lo es que las múltiples y emocionantes actividades de la ciudad te dejarán a cada segundo con la necesidad de pasar un buen refresco por tus labios, pero no tengas prisa por ello, olvídate de las habituales bebidas a las que has estado acostumbrado: los refrescos de Cartagena te señalarán un motivo adicional para considerarla como una tierra de atrevidos y explosivos sabores. Los jugos naturales son por regla general los preferidos de la zona, su gama es por cierto amplísima, van desde las frutas tropicales más reconocidas hasta aquellas como el tamarindo, el mamón, el corozo, la patilla, el carambolo, la cereza criolla, etc. ¿Qué tal una bebida exótica? No dudes en aventurar tus labios hacia un fresco de aguacate.

Qué mejor que regocijarse de las voluptuosas formas de la naturaleza caribeña en una ciudad amable que cuenta con un alto valor histórico y cultural. Los sitios más sobresalientes de Cartagena reúnen todas las características necesarias para disfrutar de unas vacaciones en el mar sin perder de vista la posibilidad de un encuentro profundo con el arte, la música, la cultura y la historia.

 

La Boquilla: esta es una localidad de pesqueros artesanales de raíces africanas, que se encuentra a tan solo 15 minutos de Cartagena. En La Boquilla puedes disfrutar de los deliciosos platos de la zona a base de mariscos y de diferentes pescados, como también podrás disfrutar de los mangles, de sus costas y de la alegre y rica cultura de los lugareños.

 

Bocagrande: si se trata de buscar el sol y la playa con las mejores atenciones y comodidades, Bocagrande es por definición el sitio que andas buscando. A orillas de las muy concurridas playas doradas de este importante sector turístico, podrás encontrar un gran complejo arquitectónico que habla de la fastuosidad de sus zonas residenciales, sus hoteles, sus restaurantes, sus bares y su muy movida actividad comercial.

 

Dentro de la muy amplia oferta turística de Cartagena, este sitio se erige de manera vistosa como un destacado lugar para disfrutar de unas amplias playas con multitud de actividades para realizar en ellas, con la complicidad de la envidiable cercanía a centros comerciales, restaurantes hoteles y el Centro Histórico. Al fondo de Bocagrande, encontrarás el sector de El Laguito, un accidente costero que orla en media luna las playas y los imponentes edificios de residencias y hoteles que se levantan muy cerca de la costa.

 

Playa Blanca: al sur de Cartagena de Indias encontrarás una de las playas más hermosas de toda Colombia. Ubicada en la isla de Barú la playa de un blanco espectacular es acariciada por el encrespado y cristalino manto del mar Caribe que confunde sus colores con los también vívidos matices del sol y del firmamento límpidamente despejado. Una oportunidad única para disfrutar del Caribe en todo su esplendor con la debida infraestructura de unos alojamientos de lujo.

 

Castillo Grande: es una de las zonas más exclusivas de Cartagena que alberga en su línea costera un complejo de edificios altos y hermosos, residenciales y hoteleros. La panorámica desde la franja de sus costas permite visualizar los claros contornos de la hermosa isla de Tierrabomba y las amplias márgenes del mar Caribe. Para quienes deseen realizar inversión inmobiliaria, Castillo Grande se convierte en una muy seductora apuesta.

 

Marbella: las playas de Marbella son poco visitadas en semana, lo que las hace especialmente interesantes para disfrutar del mar Caribe y de deportes náuticos con entera tranquilidad y seguridad. El comercio ambulante no es destacable característica de estas playas, valor agregado para sentirse relajado frente al escenario caribeño y disfrutar de la tranquilidad de estas playas protegidas del oleaje fuerte por un juego de espolones. Por otro lado la ubicación de las playas de Marbella es privilegiada por cuanto hay mayores facilidades de transporte para la llegada y la partida, además que te permitirá el rápido acceso a Boca Grande y al Centro Histórico.

 

Islas del Rosario: remontando las aguas caribeñas desde los muelles de Cartagena, se llega al archipiélago en unos veinte minutos. La primera visión que se tiene de las islas es sobrecogedora, y no es para menos. La belleza natural de las Islas del Rosario y las formas de vida que albergan sus arrecifes de coral son realmente imponentes; características esenciales que las han hecho acreedoras de pertenecer al sistema nacional de parques naturales, con una amplia zona protegida de unos 120.000 metros aproximadamente.

 

Algunas de estas islas son tan diminutas pero al igual tan hermosas, que desde el aire parecen pequeñas motas verdes a la deriva de las gigantescas porciones azuladas del Caribe. Pero no sólo sus aguas oceánicas fulgen con orgullo y belleza, sus lagunas costeras, sus mangles y su bosque seco tropical ilustran perfectamente la magnificencia de la naturaleza que parece, se ha inspirado en sobre manera al dibujar este paradisiaco lugar. Isla Grande (la mayor de las 27 islas) con sus mangles, lagunas costeras y sus primorosas porciones de bosque seco tropical, puede ser considerada un preciso resumen de la belleza del archipiélago. Por otro lado,   el acuario de isla San Martín ofrece una experiencia inolvidable para sus habitantes: un acuario mar adentro donde se encuentran fácilmente tortugas, peces, tiburones, y espectáculos de delfines adiestrados. Si sólo dos de estas islas te deparan tamañas sorpresas… ¿puedes imaginar al resto del archipiélago?

 

Isla de Tierrabomba: ubicada al sur de Cartagena, esta isla tiene un amplio litoral costero desde donde se puede dominar una preciosa vista que abarca el mar y las embarcaciones que se deslizan sobre sus rutilantes aguas, así como los edificios más altos de Cartagena, recortados contra el firmamento azul. Un buen número de hoteles, restaurantes y bares tienen afincamiento cerca de estas costas para proveerte de todo lo que has de necesitar para que la diversión y el descanso sean la nota prevalente durante tu estadía en la hermosa isla.

 

Castillo de San Felipe: ante tus ojos tendrás un impresionante monumento, no sólo de la historia colombiana, sino de la historia mundial. Las formas megalíticas del castillo se levantan sobre el cerro de San Lázaro, y sus cañones enfilan hacia el mar Caribe como testigos mudos de una historia agitada y heroica, tiempos centenarios donde las grandes potencias de entonces se disputaban con los fogonazos de sus navíos la territorialidad de la estratégica ciudad caribeña.

 

El castillo es un absoluto imperdible de la arqueología colonial en el Caribe, no dudes ni por un instante recorrer sus pasillos, reconocer sus sobrecogedoras murallas y tomar desde todos los ángulos, las fotografías que te servirán como prueba fehaciente de tu privilegiada visita a esta importante fortaleza de la historia americana.

 

Centro Histórico: detrás de las murallas de Cartagena se resguardan voces de pasados gloriosos, hitos de la Colonia y la Independencia. Sus calles, casas coloniales, monumentos y grandes residencias palaciegas perviven hoy en día como si el paso del tiempo no les afectara. Si transitas por estas calles adoquinadas recuerda a los múltiples y celebres personajes que también deambularon por donde tus pasos te dirigen, respira esa atmósfera que siglos atrás enmarcó a una ciudad insigne de Las Américas.

 

El casco histórico de la ciudad, te ofrece todo un conglomerado de edificios coloniales y republicanos conservados en condiciones envidiables. Las iglesias, las plazas, los edificios de gobierno y las calles, son el común denominador de una larga lista de importantes y emblemáticas estructuras de las cuales destacamos el Palacio de la Inquisición, la Catedral, Iglesia y Monasterio de San Pedro Claver, Casa del Marqués, La Torre del Reloj, La Plaza de los Coches, etc. En fin, variadísimos testimonios históricos y culturales representados en calles, plazas, iglesias, edificios de gobierno, fuentes y monumentos, casas de toda índole, forma colonial y republicana. De seguro de lo único que has de necesitar para este vibrante y extenso recorrido será de tiempo, así que es mejor que vayas haciendo un amplio lugar en tu plan vacacional, para que disfrutes al máximo del que es seguramente, el más destacado punto de la ciudad.

 

Cerro de La Popa: la cima de mayor altura de la ciudad tendrá reservadas para ti, historias centenarias acerca de su importancia. El cerro ofrece una panorámica de lujo de la costa cartagenera y de una gran porción de su conglomerado urbano. En su cúspide se erige el Convento de La Popa, sin duda alguna, uno de los claustros monásticos más bellos y representativos de toda Colombia. No dejes de darte una vuelta por el cerro y tener la oportunidad de otear desde su cima, los hermosos paisajes que ofrece la ciudad recortada contra la franja del cielo y el mar.

 

Otros lugares de interés

 

Las Bóvedas: es una amplia edificación de estilo colonial dominada su fachada por una galería de arcadas; es considerado el último edificio que la Corona encomendó en la ciudad; para ese entonces funcionó como fuerte militar, pero en la época independentista se convirtió en centro de reclusión. Actualmente funciona como foco de comercio donde se pueden encontrar bares, anticuarios, tiendas de artesanías y galerías.

 

Barrios coloniales:   el más importante puerto de América durante siglos, fue un atareado foco comercial que determinó importantes flujos de migración y crecimientos demográficos. En esta medida Cartagena fundó en sus tierras, importantes asentamientos humanos que configuraron las distintas jerarquías sociales de la época. De ese entonces nos quedan como pruebas incontestables de los pasos de la Historia, barrios coloniales que aún por estos días mantienen integras sus fachadas, calles y fuentes.

 

San Basilio de Palenque: en el siglo XVII el valiente esclavo Benkos Biohó escaparía de los grilletes españoles, para después de un intenso periplo cargado de aventuras y peligros, fundar Palenque en los Montes de María. En compañía de decenas de esclavos libertos, gracias a su apoyo e intervención, Benkos y sus seguidores resistirían las persecuciones de sus antiguos captores apelando al heroísmo y el pundonor de la sangre africana. La historia del valeroso Benkos aún brilla en la orgullosa mirada de los habitantes de Palenque, que se reconocen a sí mismos como uno de los primeros pueblos americanos a los que les fue reconocida su autonomía por la Corona de España.

 

Ubicado a unos 60 kilómetros de Cartagena, la población de Palenque desciende en línea directa de esclavos cimarrones, de tal suerte que sus ancestrales tradiciones, gastronomía y música son resguardadas con absoluta fidelidad y orgullo. En las calles flanqueadas por cercas de estacas, que recuerdan la primera empalizada de madera construida para detener el avance del ejército español, se levantan muchas de sus moradas de aspecto rustico y techos pajizos, que parecen haber sobrevivido al paso del tiempo. Visitar palenque es pues, una ocasión especial para disfrutar de las gentes del lugar conservan su dignidad a pesar de los vejámenes pasados y presentes; la risa y la buena comida es su argumento de vida, el baile y los ritmos africanos, sus nuevos medios para representar la realidad de su mundo.

 

Jardín Botánico Guillermo Piñeres: un extraordinario santuario de fauna y flora que alberga miles de especies herbáceas, custodiadas por altos árboles nativos de espeso follaje. Ubicado en el municipio de Turbaco, a 30 minutos de Cartagena, el jardín botánico de 9 hectáreas se perfila como un lugar tranquilo para realizar caminatas por los distintos senderos que se abren entre la exuberante vegetación y los manantiales naturales, permitiendo observar los monos aulladores balanceándose de rama en rama, los reptiles reptando entre las camas de hierba, o los osos perezosos dándose una infinita fiesta. Un lugar hermoso teñido de miles de tonalidades, especial para ir en pareja o en familia, o para estudiar en detalle la muy variada y compleja naturaleza local.

 

Volcán del Totumo: esta curiosa demostración de los caprichos de la naturaleza, no es más que un cono volcánico de tan solo 20 metros de altura que está repleto de lodo espeso y tibio. El volcán queda ubicado en el municipio de Galerazamaba, a 40 kilómetros de Cartagena, y recibe anualmente un número significativo de turistas que desean subir por las escalinatas rusticas que conducen a su pequeño cráter y así, darse un baño relajante y medicinal en el lodo. En los alrededores los lugareños venden todo tipo de comidas y bebidas, como también se realizan excursiones hacia la ciénaga cercana para adentrarse en los mangles y observar las especies nativas.

 

"Las Fiestas de la amistad " se celebran desde el 2 hasta le 12 de Noviembre 

 

Las fiestas cartageneras que se celebran a lo largo del año, son tan variadas como abundantes .Estas celebraciones hacen especial énfasis en los rasgos culturales y autóctonos más sobresalientes de las diferentes razas, que a lo largo de la historia han echado raíces en la ciudad. Muchas otras festividades y eventos que se realizan en Cartagena tienden a ser más modernas y buscan en la trayectoria histórica de la Heroica una importante vitrina comercial y cultural.

 

 

Feria taurina: la Fiesta Brava se da cita a principios de cada año con importantes invitados internacionales y lo mejor del ambiente taurino local. Un evento imprescindible para los amantes de la tauromaquia.

 

Nuestra Señora de la Candelaria: en febrero se celebran estas fiestas patronales de fuerte arraigo cultural e histórico. La comunidad acude en masas a los desfiles, cabalgatas y procesiones para demostrar su solemne fervor y devoción por la patrona de los cartageneros. El Convento de la Popa es el punto de encuentro hacia donde se dirigen los feligreses y en tanto alcanzan la cima por las escarpadas sendas, disfrutan de las variadas ventas de dulces y frituras muy comunes de la gastronomía local.

 

Festival Internacional de Cine Cartagena de Indias: en el mes de marzo se dispone este importante festival de cine para nutrir la imaginación, el divertimento y la ensoñación en. Cartagena como locación histórica y cultural, ha jugado un papel muy relevante en el desarrollo del cine colombiano, en esa medida el FICCI que fue fundado hace más ya de medio siglo, busca fomentar el cine local e internacional, representado en aquellas producciones que por su temática, estética y andamiaje no tienen esa clara divulgación y comercialización de la que si gozan las grandes producciones hollywoodenses.

 

En el festival son premiados largometrajes, cortometrajes y videos internacionales de diferente factura y calidad, pero que hacen especial énfasis en los lugares, vivencias, tradiciones y situaciones comunes del pueblo iberoamericano. Este es el encuentro para los amantes del cine arte, que buscan espacios y producciones alentadas por otras corrientes de pensamiento y visiones inéditas del cine contemporáneo.

 

Cartagena Festival Internacional de Música: qué tiene Cartagena en su atmósfera para consolidar en un sólo punto un acervo musical tan variado como culto. De seguro muchas respuestas pueden plantearse, lo cierto es que Cartagena Festival Internacional de Música es una prueba fehaciente del amor de los cartageneros por la buena música.

 

El joven festival, inspirado en el norteamericano Festival de Spoleto, no sólo da muestras de música culta y de sus habilidosos interpretes (40 conciertos aproximados por edición), sino que también motiva a los nuevos talentos con toda suerte de talleres, pedagogías musicales bajo la tutela de virtuosos de la música y animadas didácticas para que los neófitos y los declarados entusiastas de las sinfonías de alto nivel, encuentren en la música clásica su pasión y proyecto de vida.

 

Feria Náutica de Cartagena: en el mes de abril se celebra esta   feria que tiene como marco las fabulosas bahías y muelles cartageneros y que busca posicionarse como la más importante en su tipo, en toda Latinoamérica; es una importante exhibición comercial de los mejores automotores náuticos y otros propulsados por medios físicos, tales como lanchas rápidas, yates, motos acuáticas, kayaks, botes deportivos y de pesca, y toda la parafernalia necesaria para la práctica de deportes náuticos como el surf, kitesurf, jetsky etc. Una indiscutible oportunidad para realizar negocios e inversiones en este rubro o para agenciarse un precioso yate o un económico kayak y remontar de inmediato las preciosas aguas cartageneras.

 

Festival del Dulce: estos importantes edecanes culinarios de los platos fuertes de la ciudad, son los homenajeados de esta celebración repleta de tentadoras delicias en plena Semana Santa. De las manos y de los fogones de las alegres palenqueras, disfrutarás de los muy reconocidos dulces cartageneros; almibarados pecados veniales en época de recogimiento espiritual.

 

Campeonato Internacional de Vela: a mita de año, las bahías de Cartagena se ven engalanadas con la llegada de imponentes embarcaciones a vela y sus aguerridos pilotos internacionales y locales, dispuestos a dejarlo todo en una apasionada contienda de velocidad, viento y destreza, sobre las aguas del colorido caribe.

 

Festival de Verano: las playas son el epicentro de estas alegres festividades que toman forma en los meses de junio y julio; nada mejor que el sol caribe sus aguas y arenas finas para disfrutar de los múltiples eventos musicales, culturales y recreativos.

 

Fiestas del 11 de Noviembre: en este mes Cartagena celebra su independencia del yugo español; las calles entonces desbordan de alegría a ritmo de tambores y flautas; desfiles de carrozas coloridas se pueden ver por las calles al igual que numerosos grupos de danzas se dejan la piel en las calles demostrando el valor de sus bailes folclóricos. Tal vez la celebración más querida por el pueblo cartagenero que reúne la totalidad de sus valores y fuertes tradiciones.

 

Concurso Nacional de Belleza: en simultaneo con las Fiestas del 11 de Noviembre, se celebra este certamen de belleza nacional, que sin duda alguna es casi que toda una institución en el territorio colombiano. Las mujeres más bellas del país acuden a la fastuosa cita que se celebra cada año desde 1934, y que elige a su soberana en la Velada de Elección y Coronación de la Señorita Colombia justo el 11 de noviembre, fecha conmemorativa de la independencia cartagenera. El acto es transmitido por la televisión nacional, y en el mismo, grupos musicales de renombre e importantes figuras públicas se dan cita.

 

Hay Festival Cartagena de Indias: desde las verdes colinas galesas ha desembarcado este baluarte del arte, el cine y la literatura moderna, para quedarse en nuestro país. Con varias ediciones en su haber y destacados invitados nacionales e internacionales de la escena artística, el Hay Festival Cartagena de Indias es todo un referente de las luminarias del lirismo plasmado en las artes escénicas y escritas. Un súper recomendado para los verdaderos amantes de las letras y el celuloide.

 

Festival de Jazz: los espacios están listos para que bajo las idílicas noches cartageneras, los saxos, trompetas, pianos y los contrabajos engalanen los ámbitos con sus notas cadenciosas, y enamoren al público con este fantástico género venido del Norte y que en el Caribe se ha fusionado con los ritmos locales. No pierdas una oportunidad mágica de vibrar con estas fantásticas melodías y de aplaudir a quienes se entronizarán como los mejores jazzistas en grupo o en solitario.

 

La atmósfera y los escenarios de la ciudad son motivo suficientes para gozar de una espléndida luna de miel o mantener encendida la llama del amor; contágiate del romance y del idilio que se pinta en los bellos atardeceres cartageneros y que deambula en sus frescas brisas.

 

Compra las bellas artesanías cartageneras que son vivas expresiones del Caribe colombiano

 

No te pierdas ningún detalle de la magnificencia del Centro Histórico, considera alquilar una bicicleta para visitar su amplia y entretenida oferta.

 

Renta un auto y conoce cada recoveco de la ciudad; recuerda que no sólo Cartagena tiene mucho para ofrecer, su área metropolitana es digna de ser visitada.

 

Degusta las delicias de las palenqueras, y de paso, tomate una fotografía con estas amables y luchadoras mujeres que son todo un emblema del coraje afro caribeño.

Opiniones de usuarios

Enviar un Comentario

Jhon Hernández:

“Historia, Cultura y Gastronomía”

Comentó: Me disfrute este destino como nunca, recorrer las históricas calles de Cartagena con sus casas cargadas de colores, balcones pintados de color por labelleza de las veraneras y degustar la variada gastronomía que ofrecen los diversos restaurantes que hay en el centro histórico; fue verdaderamente una...