Girón

Una visión épica y romántica se congeló en el tiempo a pocos kilómetros de Bucaramanga. Un remanso de paz y de blanco impecable se alza como relevante testimonio cultural e histórico de los siglos pasados. Girón es ese testimonio, su casco antiguo, declarado Monumento Nacional a mediados del siglo XX, es sin duda una joya de la arquitectura colonial que se conserva en condiciones envidiables. Deambular por estas calles tranquilas es realizar un viaje en el tiempo, con la complicidad de un delicioso clima y las atenciones de unas gentes honestas y amables.

La fundación de Girón, que se remonta al año de 1631, ha legado al mundo, cuarenta y seis manzanas de arte y perfección: casas blancas perfectamente alineadas de muros de tapia pisada, portales y ventanas de madera bajo preciosos balcones que miran hacia los celestes firmamentos santandereanos. Las calles y plazas laboriosamente trabajadas en piedra son flanqueadas por viejos faroles. Todo un conjunto de hermosos y destacables rasgos que transportan al visitante a una vieja época, donde la Independencia palpitaba en cada esquina.

Vale la pena mencionar el acervo religioso de Girón. Los devotos de la confesión católica tienen en este maravilloso destino, un hogar de santuarios y de historias de fervor y piedad. Girón es un municipio con alto valor histórico y religioso para los feligreses católicos. De entre la variada colección de edificaciones y recintos que rinden culto a las figuras cristianas, destaca La Basílica Menor San Juan Bautista, depositaria de la efigie   del Señor de los Milagros, al que con devoción veneran y rinden tributo, locales y extranjeros.

La ciudad blanca es cuna de héroes y de majestuosa belleza colonial. Un Casco Antiguo y encantador recibe a sus visitantes para colmarlos de paz y tranquilidad.

Planes a este Destino :

Actividades en este Destino :

Destinos relacionados :

Experiencias de usuarios en este Destino :

Por vía aérea: desde Bogotá, en el Aeropuerto Internacional El Dorado puedes tomar un vuelo que te llevará al Aeropuerto Internacional de Lebrija, en el municipio de Lebrija, Santander, a 30 minutos de la capital. De allí se aborda transporte público que te acercará a Girón.

Distancia aproximada: 373 kilómetros de Bogotá

Tiempo aproximado del vuelo: 1 hora.

Cabe anotar que la distancia Bucaramanga a Girón es de menos de 10 Kilómetros. El viaje no tomará entonces muchos minutos.

También debemos señalar que municipios santandereanos como Puerto Wilches, Barrancabermeja, San Gil y Barbosa cuentan con aeropuertos que pueden recibir vuelos nacionales.

Por vía terrestre: antes de empezar el viaje por tierra se hace imprescindible informarse del estado del tiempo y las vías. Una vez hecho esto, se toma la decisión de la vía a tomar desde territorio bogotano. Las vías usuales son la Troncal Central y la Troncal Central del Norte. El viaje es variable: de 5 a 7 horas según las condiciones de las vías, el clima y el tráfico vehicular.

  • Girón es un destino para la relajación y la tranquilidad, sus habitantes llevan una vida pacífica y poco afanada, piensa en esto si estás en busca de un lugar con un ambiente festivo.
  • En temporadas altas hay mucho flujo turístico, recuerda hacer tus reservaciones con antelación, en los diferentes hospedajes.
  • Ayuda a los gironeses en la conservación del Casco Viejo de su municipio.
  • Hidrátate con frecuencia y usa bloqueador solar. Las temperaturas por lo general son altas.

 

Vestuario recomendado

  • El día es caluroso y en las noches puede descender bruscamente la temperatura. Prepara prendas de vestir acordes con estas circunstancias.
  • No olvides empacar prendas de baño, para que disfrutes de piscinas y balnearios naturales.
  • Lleva lentes de sol, gorra o sombrero.
  • Empaca zapatos cómodos para que recorras el casco antiguo de Girón, y otros que puedan servirte para las superficies del área rural.

 

Con la naturaleza

  • Tanto en hoteles, hospedajes, como en zonas rurales, cuida del agua; no arrojes basuras cerca de afluentes y riberas.
  • Hazte cargo de las basuras que generes si practicas senderismo u otras actividades al aire libre.
  • Cuida de la flora y fauna local; deja a las especies en sus nichos naturales, no las extraigas de allí.
  • No enciendas fogatas en inmediaciones rurales.

Las carnes ocupan un lugar privilegiado en la culinaria de Girón, al igual que la herencia gastronómica de sus antiguos pobladores: los guane. Para los amantes del buen comer, la mesa santandereana ofrece alternativas tan variables como el mute y las siempre exóticas e irrechazables hormigas culonas.

Cabrito: si eres entusiasta de la carne asada y de unas buenas verduras y tubérculos cocidos, en el cabrito encontrarás un platillo que te dejará totalmente satisfecho. La carne de macho cabrío es un infaltable en la mesa de la región, siendo consumida casi a diario. Generalmente se sirve asada, sudada, a la plancha o frita. Su rica textura y jugosidad se acompaña con la imprescindible arepa, papas cocidas, plátanos asados o yucas fritas. Una cerveza fría es la bebida llamada para completar el banquete.

Mute: encuentra en el mute una deliciosa receta para saciar tu apetito. Reconoce con cada cucharada los ricos sabores del maíz y de otras delicias de la huerta local; las texturas cocidas de carnes como la de res y cerdo; y la deliciosa fragancia de una sopa inigualable. Qué tal si la acompañas con aguacate y arepa. A tu paso por Girón no dejes de probar esta exquisita sopa que es una auténtica fiesta para tus sentidos.

Pepitoria: este es uno de esos platos irresistibles que sabe muy bien como tentar a propios y a visitantes. La pepitoria es una exquisita combinación de ingredientes, que la configuran como un plato de sabor fuerte y muy querido en la región. Vísceras de macho cabrío al igual que su sangre se mezclan con huevo, miga de pan, queso y arroz para formar una especie de tortilla homogénea que sirve como acompañante de otros platos.

Carne oreada: la perfecta excusa para relajarse y contemplar un precioso atardecer en Girón, la puedes encontrar frente a un exquisito plato de carne oreada y una helada jarra de cerveza. Combinación formidable para colmar el apetito y reponer energías para las nuevas andanzas en esta hermosa tierra. La popular receta está basada en carne adobada que durante dos días es puesta a la intemperie, para entregar a los comensales un platillo de incomparable sabor. Servida con arepa, plátanos, papas o yuca, y una buena cerveza fría, esta carne puede consumirse cruda o asada y se convierte en toda una experiencia para el paladar.

Hormiga culona: una visita a este paraíso del Oriente colombiano, no estaría completa sin que pruebes la célebre hormiga culona. Las hormigas reina del género Atta son una legendaria tentación tanto para los locales como para los visitantes. Desprovistas de sus alas y asadas, las hormigas son servidas en abundancia e incorporadas a otros exquisitos platillos de la región.

Aperitivos: Girón te ofrece una amplia variedad de pequeñas tentaciones para que pruebes y te des gusto antes y después de las principales comidas. Las crujientes empanadas santandereanas incorporan el queso, que se fusiona apetitosamente con los ingredientes habituales; la picante genova es ideal para ser consumida con arepa, lechuga, tomate y salsa rosada, convirtiéndola en una pequeña delicia que pocos pueden dejar de probar. Por si fuera poco, la arepa santandereana se prepara con maíz, yuca y chicharrón para conformar una tortilla crocante de insuperable sabor.

Bebidas: la tarde se enciende y el cuerpo requiere de hidratación. Las cervezas nacionales son excelente opción para disfrutar a la sombra y contemplar los bellos escenarios locales, como para degustar de las jugosas carnes del recetario de Girón. Los jugos naturales siempre estarán a la orden del día para acompañar a los suculentos platos; y para refrescarse con bebidas más típicas, la dulce “agua de panela” hace aparición con un poco de zumo de limón, seguidos por el ardiente sabor del guarapo y la chicha, bebidas fermentadas muy apetecidas en la región.

El Parque Principal: es el espacio vital donde convergen las vías de Girón, y en el cual las personas hallan descanso a la sombra de sus altos árboles que se proyectan hasta sus banquetas. El parque es un lugar ideal para el esparcimiento y para conocer de boca de sus habitantes las incontables historias que giran alrededor de la fundación e historia del pueblo. Lo rodean los principales edificios civiles y religiosos, de entre ellos, contrasta con el azul del firmamento la impecable y blanca fachada de la iglesia San Juan Bautista.

Basílica menor San Juan Bautista: el importante recinto religioso es una amalgama de estilo colonial y arte romano que, de algún modo, asimila su fachada y acabados interiores con la iglesia Santa María Mayor de Roma. La evolución de la iglesia principal se remonta hasta el siglo XVIII, época que da cuenta de una iglesia sencilla y de líneas muy austeras.

Entrado ya el siglo XIX las reformas de entonces definirían la forma de la iglesia tal como es conocida actualmente. De sus contornos actuales vale la pena mencionar sus dos naves, columnas y arcos, al igual que los altares, donde destaca en el Altar Mayor, el crucifijo del Señor de los Milagros.

El parque Peralta y parque de Las Nieves: dos de los parques más emblemáticos de la ciudad, ubicados en pleno centro histórico. Ambos lugares son especiales remansos de paz para compartir en familia, tertuliar bajo una espléndida tarde y contemplar la belleza arquitectónica aledaña, aderezada con las zonas verdes, el paso de la fresca brisa y el ruido de las aves que se posan en lo alto de las copas de los árboles.

Casa de Gobierno: la belleza y el estado de conservación de las edificaciones históricas de Girón es tal, que decantarse por la perfección de alguna de ellas es tarea a lo sumo, bien compleja. Pero sin sombra de duda, puede afirmarse que el edifico de la alcaldía es una joya: los tintes marrones de sus puertas, ventanas, balcones y tejado, contrastan alegremente con su precioso portal y sus paredes enlucidas de blanco.

La Mansión del Fraile: una preciosa mansión de estilo colonial se alza frente a la plaza principal. La estructura fue terminada en el siglo XVII y en su fachada, balcones, portal, ventanas, zaguán y jardines interiores pueden evidenciarse las características más llamativas del estilo arquitectónico de la época, como también, su mobiliario nos da claras luces del gusto y refinamiento de sus habitantes.

Por si fuera poco, la mansión no es sólo referente arquitectónico de Girón, sino que también fue alberge provisional y definitivo para importantes figuras como Simón Bolívar, Alexander von Humboldt y Juan Eloy Valenzuela.

Casa de la Cultura: cerca del parque principal se ubica una casa que, combinando la arquitectura colonial con la moderna, oficia como recinto del arte, la lírica y la recreación de los sentires estéticos de los lugareños. Nombrada como la Casa Francisco Mantilla, en honor al fundador de Girón, la Casa de la Cultura es epicentro de todos los actos que revindican las tradiciones y expresiones artísticas de los gironeses. En sus diferentes salas y patios, los locales tienen la inestimable oportunidad de acceder a talleres de música, danza, artesanías, y ser parte de diferentes exposiciones de artístas de renombre local.

Museo Arte Religioso: ubicada en uno de los flancos del parque principal, la también llamada Casa Pastoral, es un museo abierto al público donde se expone lo mejor del arte religioso de la región: piezas invaluables que datan desde el siglo XVII.

Diferentes salsas exhiben preciosos lienzos, estandartes, utensilios de la época con los que se oficiaban los actos litúrgicos y diferentes piezas en plata y oro relacionadas con la fe cristiana. De tal suerte, el museo se constituye en un imperdible para todo aquel que desee hacer un recorrido por el conglomerado histórico y religioso de Girón.

Puentes de cal y canto: la cal y el canto son materiales de construcción muy propios de la Colonia del siglo XVI y XVII. Materiales fundamentales para la construcción de los seis puentes que ayudaron a la comunicación del pueblo, en una época según los cronistas, la ciudad era atravesada por la quebrada de Las Nieves impidiendo en buena medida el transporte, integración   e intercambio comercial de los pobladores de las riberas opuestas. Se cuentan entonces, de entre estos puentes, el Antón García, San José, el Moro, San Benito, Los Mirtos y Las Nieves.

 

En las afueras

Humedal El Pantano: este es un ecosistema de gran importancia para la vida natural y humana, como también, un perfecto lugar para la relajación y la contemplación de una soberbia naturaleza. Anfibios, reptiles y aves se enseñorean sobre estos dominios acuáticos, atiborrados de juncos y verdes ramilletes que hunden sus raíces en la quietud de las aguas del humedal. Más de mil hectáreas protegidas por los sus pobladores y autoridades locales, dibujan un paisaje precioso que es todo un orgullo para los ya de por sí bendecidos gironeses.

Girón rinde homenaje a sus ancestrales tradiciones que cobran vigencia en contraste a un mundo moderno y globalizado. Su Casco Antiguo es el escenario propicio para que sus festividades tengan lugar, donde el fervor religioso es un muy importante componente.

Conmemoraciones religiosas: desde los primeros meses del año, los gironeses se preparan con sumo respeto para las diferentes conmemoraciones en torno a la tradición y creencias de su fe católica. El precioso pueblo con su importante acervo religioso, es el marco perfecto para que los feligreses asistan en gran número a celebraciones como la Semana Santa, la Fiesta del Señor de Los Milagros, la Novena de Aguinaldo y el Corpus.

Feria del Tabaco y Reinado del Turismo: teniendo cita en agosto, el festival y reinado que se celebra en Girón, homenajea la importancia del tabaco para el desarrollo económico de la región a lo largo del tiempo, como también, la floreciente economía del turismo cultural e histórico. La feria enmarcada en la bellísima y romántica población de Girón, cuenta en su haber con comparsas de baile, cabalgatas, muestras de pintura y grupos musicales a cargo de artistas locales, y por supuesto, con la elección y coronación de la representante de la belleza santandereana en el rubro del turismo.

  • Aprovecha la cercanía con Bucaramanga, Florida Blanca y Piedecuesta para que conozcas una de las áreas metropolitanas más importantes del Oriente colombiano.
  • Pregunta por la historia del municipio; entérate de los detalles del Virreinato, la Revolución de los Comuneros, y los diferentes brotes independistas que tuvieron lugar en Girón.
  • No olvides degustar la deliciosa gastronomía santandereana y saborear uno de los platos más exóticos del Oriente colombiano: la hormiga culona.
  • Descubre la larga tradición y amor de los gironeses por la elaboración del tabaco; conoce de cerca todo el proceso de cultivo y elaboración de un famoso producto de exportación colonial.
  • Materias primas tan diversas como el barro, fique, madera y el vidrio, en las manos hábiles de los artesanos locales, regalan al mundo objetos de singular belleza. No te quedes sin un recuerdo de tu visita a Girón.
  • El municipio cercano de Los Santos aguarda con intensas aventuras en sus celestes firmamentos y sus imponentes formaciones rocosas.
  • No dejes de visitar el Parque Nacional del Chicamocha y el páramo de Santurbán, situados a no muchos kilómetros de Girón, estos son lugares de imponente belleza y repletos de grandes aventuras.

Opiniones de usuarios

Enviar un Comentario