InicioDestinosSan Andrés, Archipielago de San Andrés y Providencia

San Andrés, Archipielago de San Andrés y Providencia

San Andrés es de seguro una de las islas más alegres y hermosas de todo el mar Caribe, la isla más grande del archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa catalina.

 

Ubicada a unos 700 kilómetros de la zona continental de Colombia, la isla es un perfecto destino para el descanso, la diversión, el disfrute del mar y de la playa, y de todas las actividades que un turista busque para alejarse de la monotonía y ruido de los grandes centros urbanos. Su clima, sus aguas coloridas y sus preciosas playas confluyen en gran armonía para convertirlo en uno de los destinos turísticos predilectos de todo el Caribe.

 

Los visitantes a la isla pueden tener la certeza de que encontrarán uno de los mares más hermosos del mundo, que no por nada, ha sido denominado dignamente como el Mar de los Siete Colores. Un mar de ensueño que acaricia playas de arena fina y blanca, sobre las que discurren alegres los turistas y lugareños; toda una escena engalanada con el ritmo de su música y el sabor de sus deliciosos platos.

San Andrés es un lugar paradisiaco adornado de las vivas tonalidades caribeñas y de los susurros del oleaje de un mar precioso.

Planes a este Destino :

Romance y Diversión en San Andrés

Desde

COP $ 1.999.000

San Andrés Mágico

Desde

COP $ 1.100.000

Viaje al Caribe Colombiano

Desde

COP $ 4.237.700

Actividades en este Destino :

Destinos relacionados :

A San Andrés se llega por vía aérea.

 

Desde Bogotá, en el Aeropuerto Internacional El Dorado puedes tomar un vuelo que te llevará al Aeropuerto Internacional Gustavo Rojas Pinilla en la isla de San Andrés.

 

Distancia aproximada: 1218 km.

 

Tiempo  aproximado del vuelo: 2 horas.

En el aeropuerto se deberá pagar un impuesto de entrada a la isla, tanto para colombianos como extranjeros, es de vital importancia no perder el comprobante de pago, este se exigirá también para la visita a Providencia.

 

El clima de San Andrés puede alcanzar picos de elevada temperatura y humedad, cualquier visitante no acostumbrado a esta temperatura debe mantenerse hidratado y por supuesto llevar en su equipaje buenos bloqueadores solares.

 

Para las mujeres es indispensable,  debido al viento, la humedad y el calor, llevar un  par de tratamientos capilares.  Como también se hace imprescindible, dada la naturaleza tropical de la isla, llevar repelentes contra mosquitos.

 

 

Vestuario Recomendado

La Ropa fresca y de algodón será la aliada indiscutible para disfrutar de la visita y mantenerse aclimatado. Imprescindible la ropa de baño para zambullirse en las cristalinas aguas. No olvide llevar o comprar un sombrero a su gusto y un par de lentes de sol, en muchos momentos del día estos artículos  le serán de gran utilidad.

Los zapatos deportivos nunca fueron mejor excusa para llevar en el equipaje, en San Andrés, múltiples rutas naturales invitan a la práctica del senderismo. De igual manera  es recomendable comprar un par de zapatos o sandalias aptas para caminar por superficies coralinas y así evitar posibles lesiones, estos zapatos se pueden adquirir fácilmente en la isla.

 

Con la naturaleza

La belleza de la isla radica en el cuidado y respeto que  los nativos  han observado durante casi dos siglos  por el entorno natural y sus seres vivientes.

Recuerda que la isla cuenta con un limitado suministro de agua dulce y potable, en esa medida procura dar buen uso al agua del lugar y ser muy cuidadoso con las basuras (en especial con los artículos electrónicos): llévalas siempre al depósito pertinente.

Respeta la flora y fauna del lugar, no compres artículos elaborados con conchas marinas, carey o de formaciones coralinas. Si realizas pesca deportiva o deseas consumir alguna especie marina fuera de los menús habituales, es muy recomendable que te informes antes, para dar cuenta  de   si son especies con algún grado de vulnerabilidad. De igual modo ten muy en cuenta que no está permitido el comercio con las especies endémicas y mucho menos tratar de sacarlas de la isla.

La gastronomía sanandresana es el resultado de una fusión de recetas europeas y africanas. Rica y variada en sus platos, la cocina isleña  armoniza  peces y  frutos de mar (pargos, mariscos, langostas, cangrejos moluscos, etc.) con los diversos productos de las fértiles tierras de la isla (el coco, el ñame, la yuca, la batata). La carne de cerdo y las diversas especias que dejaron como legado, el paso de hombres europeos que aclimataron en la isla otras variedades que hoy son fundamentales para la cocina típica. Una autentica fusión de productos del mar Caribe, sus tierras, y de especias de ultramar que recrean atrevidos y fantásticos sabores al paladar.

 

El rondón (run down): es sin duda alguna, el plato típico por excelencia de la isla; una ingeniosa mezcla y cocimiento de los ingredientes más característicos de la zona: leche de coco, pan de fruta, tubérculos (plátano, yuca y ñame), filete de pescado, caracol, tortillas de maíz (dumplings), albahaca, carne de cerdo y especias.

 

Caracol guisado (conch): el conch es un exquisito y exótico plato  a base de carne machacada  de caracol pala, que es cocido en agua y luego sofreído en aceite de coco con los condimentos necesarios, incluyendo la imprescindible albahaca. Se aparta luego del sartén para cocerse una vez más, en un poco de agua de su anterior hervor, hasta obtener una mezcla consistente.

 

Cazuela de mariscos: un delicioso plato que no le puede ser  indiferente a nadie; camarones, almejas, filetes de pargo, calamar, entre otros frutos del mar, son cocidos y luego sofreídos con un exquisito  guiso y acompañados de pasta de tomate y crema de leche para darle su característico y espectacular sabor caribeño.

 

Pescado frito con patacón: en este suculento plato cobra protagonismo un buen pescado frito, pero el pargo rojo  que es relativamente el pez más apreciado de la isla, es en general el que se  verá en este platillo. El pargo  es servido frito, entero o en filetes, acompañado de patacones (plátano verde frito y aplanado), rodajas de limón y arroz con coco. Una deliciosa y  sobria mezcla que saciará hasta el más  voraz estómago.

 

Sopa de cangrejo: el cangrejo negro es muy apetecido en la isla y este es el principal ingrediente de esta sabrosa sopa que incluye ingredientes que por regla se han constituidos en los favoritos de la mesa isleña: leche de coco, albahaca y los tubérculos típicos de la zona como la batata, el ñame y la yuca.

 

Fish Ball: es un platillo muy popular en la isla; básicamente es carne de pescado sin espinas (cualesquier carne de pez sirve), muy bien sazonado y condimentado. La carne es convertida  en albóndigas que irán directo a la sartén para ser fritas; toda una delicia culinaria que bien puede servir como acompañante de otros platos o como simple pasa bocas.

 

Arroz con coco: dos ingredientes célebres se dan cita en este delicioso plato: el uno continental y el otro isleño. El arroz con coco obtiene su exquisito sabor del coco rallado y de su agua y leche de coco que reemplaza el cocimiento clásico en agua. Un plato que servido solo o acompañado querrás, sin lugar a dudas, probar incontables veces.

 

Pan de fruta: del pan de fruta se dice que fue traído por los ingleses desde la Polinesia hasta Las Antillas y luego hacia la isla, lo cierto  es que es una deliciosa fruta que se consume usualmente sin dejarse madurar y que se sirve cocida o frita como acompañante de diversos platillos.

 

Bebidas: las bebidas tropicales son la tendencia en la isla, como también las infusiones herbales, los refrescos de soda  y las cervezas nacionales. No deje de probar el coco loco, un delicioso coctel caribeño acompañado con ron, vodka, tequila, ron blanco, zumo de limón y crema de coco, y servido en un coco ornado. Una increíble bebida para acompañar las tardes o las noches cargadas de los ritmos  afro caribeños del reggae, la soca o el calipso.

 

Decenas de familias en el archipiélago obtienen su sustento de la venta de pequeños tentempiés; muestras diversas de la comida típica de la isla de las que se pueden degustar empanadas de plátano maduro, empanadas de cangrejo, crabs back etc., al igual que venden  dulces típicos de la isla como las cocadas,  bolas de coco, panecillos Johnny Cake, postres de limón… ¡todas ellas delicias dignas de ser probadas!

La isla es fiel depositaria de playas blancas y aguas caribeñas que fácilmente pueden competir con las tonalidades de cualesquier bello arco iris, al igual que en su territorio confluyen otros lugares de interés como alternativa a sus clásicos centros de veraneo.

 

Spratt Bay: es la playa más concurrida de San Andrés ubicada al norte de la isla y de su principal foco urbano. Es una hermosa playa de arenas blancas y finas apetecidas para el vóley playa y las caminatas. En sus aguas se practican diversos deportes náuticos y desde sus costas se puede observar los contornos de Johnny Cay.

 

San Luis: ubicadas a diez minutos de la zona céntrica de la isla, las playas de este sector tienen poco que envidiarle a sus vecinas del norte: sus arenas son delicadas y finas, su mar, chispeante y de tonalidades azul turquesa, se mece bajo  un firmamento  despejado. Pero  su mayor valor radica en la tranquilidad y la ausencia del bullicio propio de la actividad comercial y turística del norte.

 

Cocoplum Bay: esta bahía alejada  de la febril actividad del norte es singularmente bella. Ubicada en el sector de San Luis, la bahía está resguardada por una larga cadena de frondosas y altivas palmeras que se sitúan cerca de la playa para dar sombra y lugar a las cómodas hamacas.  Las aguas teñidas de bellas tonalidades frente a la bella playa son ideales para los deportes náuticos y el buceo. Rocky Cay  es un cayo rocoso al que se puede acceder caminando (con el agua a la cintura) en el día, desde las playas de la bahía de Cocoplum. En el cayo, y gracias  a las formaciones coralinas que lo rodean,  existen piscinas naturales de poca profundidad que convierten a Cocoplum en un punto de la isla predilecto para pasarla en familia. 

 

Johnny Cay: es el mayor cayo de la isla, se encuentra ubicado muy  cerca de la zona costera del principal núcleo urbano, de tal modo que se puede observar desde las playas del norte.  Para llegar a sus aguas coloridas  se aborda  una lancha que remontará las aguas en un viaje de pocos minutos. Es también uno de los lugares más visitados de la isla, propicio para beberse un buen coctel (coco loco) o saciar el paladar con un suculento pescado frito y arroz con coco en tanto  se disfruta de la espectacular tarde caribeña, bronceándose  entre la costa y las formaciones verdes de su exuberante vegetación.

 

El Acuario y Haynes Cay: ambos cayos muy cercanos entre ellos, en los que los deportes náuticos  dan la nota del día. Haynes Cay es un cayo coralino coronado de las vivas tonalidades sus bellas palmeras. Por otro lado, El Acuario o Rose Cay es un cayo donde encontrarás un acuario natural rodeado de arrecifes de coral, que es morada de cientos de peces de todas las formas y tonalidades; un seguro destino para los amantes del buceo y del snorkel.

 

El Cove:   para quien no está familiarizado con el ajetreo de la vida de marinero este es el lugar para contemplar los pormenores del oficio. El Cove es la bahía más profunda de la isla de tal suerte que allí acuden toda gama de embarcaciones e inclusive cruceros para fondear y atracar.

 

North End: en lo que se podría considerar “la cabeza” de esa forma tan llamativa de “caballito de mar” que adoptan los contornos de  la isla, se levanta el centro del sistema urbano sanandresano. North End es la zona más populosa de la isla  y epicentro de su actividad comercial.

 

La Loma: otro importante foco urbano que levanta sus pintorescas casas en la zona más elevada de la isla. Es tal vez el barrio más tradicional de San Andrés donde se alberga la población raizal, y que resguarda en la arquitectura de sus casas la fusión de formas estéticas caribeñas y anglosajonas.

 

 

Otros sitios  de interés

 

West View: en la zona oeste se encuentra este hermoso lugar, que si bien carece de playas blancas, permuta sus formas por elevaciones escarpadas que se sumergen en aguas profundas y tranquilas muy idóneas para los bañistas, la práctica del  buceo y el careteo.

 

La Piscinita: en la costa oeste de la isla, muy cerca de West View,  se encuentra este bellísimo lugar, que a pesar de no contar con las bellas playas de arena coralina, si es un sitio sin parangón para la práctica del snorkel, el buceo, y para darse un buen baño, sin el temor de oleajes fuertes. Las horas de la mañana y la tarde son las mejores para aprovechar los rayos solares y disfrutar al máximo de la vida marina conformada en cientos de formas y colores, y que con absoluta tranquilidad discurre a los pies de los nadadores… ¡Un absoluto deleite para los amantes de la belleza bajo las aguas del mar Caribe!

 

Hoyo Soplador: ubicado al Sur de la isla, el hoyo es prueba fehaciente de los primorosos caprichos de la naturaleza del Caribe. Un hoyo que a manera de geiser expulsa el aire comprimido que la marea alta espolea a través de intrincadas galerías subterráneas, que nacen desde las formaciones coralinas.

 

Big Pond: es un cuerpo de agua semi-salada que se ubica en la parte más alta de la isla. Un lugar tranquilo para disfrutar del aire limpio y del silencio, entretanto se observan las aves canoras en las copas de los árboles frutales  vecinos y a las babillas, los cangrejos y las pequeñas tortugas recibiendo el baño solar matutino a orillas de la laguna.

 

El Jardín Botánico: lugar esencial para los amantes de la naturaleza y la tranquilidad.  En el Jardín Botánico serás testigo ocular  de la riqueza natural de la isla. Los efluvios tropicales de los árboles frutales y de las fragantes flores de especies nativas te alistarán para el recorrido por sus senderos y la admiración de las especies endémicas  e introducidas en la isla.

 

Cueva de Morgan: una de las más célebres atracciones de la isla por su belleza y misterio es la Cueva de Morgan: una formación de roca coralina que el agua lentamente ha ido disolviendo para darle forma de boca abierta. La cueva, cuenta la leyenda, era el sitio predilecto donde el reconocido corsario Henry  Morgan escondía sus tesoros producto del botín tomado a los  navíos españoles. Aunque nunca se ha comprobado la veracidad de la leyenda, lo cierto es que fuera de la cueva, en el Museo del Pirata, podrás impregnarte un poco más de las emocionantes y truculentas historias de piratas que rodearon a la isla. El museo del Pirata tiene en su haber un 80 % de objetos originarios de naufragios y embarcaciones (arcabuces, mosquetes, garfios, sables, parches de pirata, anclas, etc.) que a lo largo de décadas los nativos han recolectado de su tierra y de sus costas.

 

 Parque Regional Old Point: es la principal reserva de mangles de la isla, un hermoso lugar que da fe de la extraordinaria belleza sanandresana, y por supuesto, un  infaltable en el itinerario  ecoturista. En el parque podrás dar largos paseos en kayaks y avistar las aves migratorias y nativas en tanto te internas por las sinuosas rutas  acuáticas  que se abren paso en medio de los verdes y tupidos mangles.

Las alegres festividades sanandresanas realzan los valores tradicionales y las formas de expresión que vienen tomando forma desde hace dos siglos; la música y la gastronomía son los ejes principales de estas muestras culturales de fuerte abolengo afro caribeño.

 

Festival Bill & Mary: los esposos William Newball y Mary Abrahams fundaron este reconocido festival que fomenta la música raizal, reconociendo cada año a las nuevas promesas de la alborozada música isleña.

 

Caribbean Evenings: celebrado en la Casa de la Cultura de North End, estos eventos tiene lugar cada viernes de cada mes y se centran en diversas muestras culturales y folclóricas: gastronomía, música, danza, cantos, teatro, etc.

 

Semana del Mar: una popular festividad que involucra a todo el archipiélago y que es simultánea con las festividades patrias del  20 de Julio.En estrecha colaboración con la Armada Nacional, la ciudad se viste de gala para celebrar por lo alto con diferentes muestras náuticas y culturales que aluden al mar y el ámbito caribeño.

 

Festival del Cangrejo: el eje de esta celebración es la gastronomía isleña, y como protagonista no podríamos tener en la escena culinaria a ningún otro como el cangrejo, especie nativa de gran relevancia para la isla de San Andrés. El festival es una muestra elocuente de la versatilidad del cangrejo en la mesa isleña, descubre toda una gama de variadísimos platos a base de cangrejo que van desde ensaladas, empanadas, sopas, hasta guisados, frituras y cocimientos con arroz.

 

Green Moon Festival: un festival extraordinario que remembra toda la historia del archipiélago a través del folclor de  danzas europeas como la polca y el chotis,  la música  y la fascinación que sienten los isleños por el misticismo que representa la Luna Verde. No puedes perderte este festival que se celebra anualmente durante el mes de septiembre y tiene una duración de 3 días. En el festival podrás observar las diferentes interpretaciones artísticas  que hablan de la colonización inglesa, de la introducción de esclavos en las plantaciones de algodón, y del modo de vida y sentir de las comunidades  de la época que hallaban en el secretismo de sus ritmos, costumbres  y jergas la cohesión necesaria para sobrevivir al oprobio de la esclavitud.

 

Reinado Internacional del Coco: certamen de belleza que reúne las beldades del Caribe colombiano y algunas otras de Centroamérica invitadas por su proximidad y amplia trayectoria  cultural con la isla. En el reinado se puede disfrutar de muestras culturales y culinarias del territorio insular y de los países invitados, donde prevalece el coco como ingrediente principal.

 

Festival Internacional de Teatro “Ethnic Roots”: una bienal que convoca a diferentes compañías de teatro de la isla, de la zona continental y del Caribe, para homenajear las raíces étnicas en torno a múltiples escenarios artísticos que reúnen muestras de dramaturgia, literatura, danza y música, todas ellas con un énfasis muy especial en los valores étnicos y las tradiciones de cada pueblo.

 

Fiestas Patronales de San Andrés: en noviembre se celebran las fiestas patronales de la isla que se engalanan con diversas muestras culturales y artísticas, dentro de las que se pueden relatar  desfiles de carrozas, música, danzas, etc., todo ello acompañado por supuesto de  la muy buena gastronomía isleña.

 

Alquilar un auto, una motocicleta e incluso un carrito de golf o una bicicleta, es la mejor opción de transporte para recorrer la isla, familiarizarse con ella y llevarse las mejores postales a su lugar de origen.

 

Las posadas nativas son una magnifica alternativa para el hospedaje, una oportunidad de lujo para convivir con los raizales y compartir muy de cerca sus costumbres.

 

Conoce de cerca las muestras artísticas de la isla (artesanías de coco, pinturas, bordados) inspiradas en las formas y colores del Caribe, su geografía y biodiversidad.

 

Bajo ningún pretexto te permitas desconocer el mayor tesoro de la isla: sus gentes. Interactúa con ellos, descubre su espíritu amable y hospitalario al igual que la riqueza de su lengua, comparte sus tradiciones, el ritmo de sus melodías, sus bellas artesanías; ¡contágiate de su alegría!

 

Planea un itinerario que vincule el disfrute de las playas, el sol, la música, la buena comida y las salidas a campo traviesa. ¡No hay porque perderse ninguno de los generosos ofrecimientos de la isla, disfruta de  todo el placer que te prodigará a manos llenas el Caribe colombiano!

 

Actividades

 

Sol, playa y música: los escenarios caribeños de San Andrés son la perfecta excusa para disfrutar del sol y llevarse un buen bronceado a casa. Sus aguas de coloraciones indeterminadas son una auténtica delicia para los bañistas. Todo ello aderezado por la alegre mezcla de ritmos caribeños y africanos (reggae, soca salsa, calipso, etc.) interpretados por las talentosas manos y bocas de los isleños que invitan al disfrute de la noche sanandresana.

 

Ecoturismo: la isla es abundante en representaciones de fauna y flora; no te pierdas del contacto con estas formas de vida albergadas en paisajes de idilio como sus arrecifes de coral, Big Pond, El Acuario y West View. No sólo podrás disfrutar de las arenas blancas y del infinito mar, también tendrás ocasión de gozar de los intensos matices de sus ecosistemas: manglares, bosque seco y lagunas son escenarios naturales donde convergen aglomeraciones de árboles frutales y   cientos de aves migratorias, convirtiendo la visita a San Andrés en oportunidad imperdible para las caminatas ecológicas y el avistamiento de aves.

 

Pesca deportiva: puedes salir de pesca rentando un bote artesanal y los servicios de su propietario, con buena suerte podrás hacerte de un excelente ejemplar de pargo rojo que luego te será servido según tus afinidades culinarias. Por otro lado, es posible alquilar un yate, aunque más costoso, viene mejor equipado, es más cómodo y puede navegar hacia aguas más profundas.

 

Deportes náuticos: el fascinante mar Caribe cargado de colores, y los vientos que susurran sobre sus aguas, son elementos que armonizan para hacer de San Andrés un destino ideal para la práctica de distintos deportes náuticos. El kitesurf, el kayak (entre los mangles), el jetsky, el windsurf, etc., se constituyen en referentes para disfrutar de la aventura en las hermosas tardes de verano siempre bajo la tutela de acreditados instructores.

 

Una vuelta por la isla: la isla es un pedazo del cielo en la tierra que podrás conocer en un viaje que no tomará más de un día. En carrito de golf, automóvil, motocicleta o bicicleta, podrás dar la vuelta a la isla y observar sus preciosos escenarios: las costas acariciadas por el cromático mar Caribe, sus bellas y coloridas casas y los alegres residentes que te saludan al paso.

 

Buceo, careteo y snorkel: las bellas y sinuosas formaciones de coral de la isla sirven para protegerla del fuerte oleaje, al igual que brindan abrigo a una rica variedad de vida marina que bajo las aguas turquesas de su espléndido mar, discurren sin mayores prisas permitiendo al visitante su queda contemplación. Cayos y piscinas naturales son los puntos de encuentro para los amantes de los asombrosos paisajes que esperan bajo la superficie del Mar de Siete Colores. Con la debida orientación de un curtido guía, podrás disfrutar de la magnificencia del mundo submarino, que en San Andrés, adquiere inimaginables proporciones de belleza y color.

 

De compras: en San Andrés podrás encontrar diversidad de artículos para todos los gustos y bolsillos. Los precios son inferiores que en territorio continental debido a su calidad de puerto libre; aconsejamos te des una vuelta por las tiendas céntricas North End.

 

Visita a la iglesia Bautista: nada mal que un momento de recogimiento espiritual en la iglesia más tradicional de la isla y relevante muestra arquitectónica caribeña. Goza de las melodiosas y alegres voces del coro que a ritmo de góspel celebran el triunfo de la vida y de la Creación.

Opiniones de usuarios

Enviar un Comentario